Llega San Valentín, la festividad de los corazones rojos, las rosas rojas, los bombones  rojos, los peluches rojos y los churros con lazos rojos. Parece que lo que importa es que sea rojo, lo demás importa un pimiento.

Y es que las tradiciones están muy bien. Sobre todo si a los que mejor les funcionan son a las tiendas, comercios, restaurantes, etc.

Así que parece que si quieres acertar y regalar a tu enamorado/a algo original lo importante es que sea rojo. Desecha por lo tanto los plátanos, las violetas, los gatos, el brócoli, los ángeles, las lentejas, los mirlos blancos y mas cosas así.
Sin embargo acertarás con unas fresas, unas rosas, un corazón de peluche o cualquier cosa que pintes de color rojo o que le pongas un lazo o unos labios rojos. Así funcionamos.

día de los enamorados

Por lo tanto este año si de verdad quieres ser original. ¡Atención! Regala lo que tú quieras si él o ella lo quieren y siempre que tengas a alguien a quien quieras. No te vayas a liar, que regalar por regalar tampoco es y si además es el día de los enamorados lo mismo te metes en un jardín sin saberlo.

Y para que lo tengas cristalino dice la RAE que enamorada/o es aquella persona que siente amor y atracción sexual por alguien.
Por lo tanto debes tener claro que si no hay atracción sexual no es amor. Si solo hay atracción sexual… eso es otra cosa.
Ya lo sabes, tiene que haber amor y atracción sexual fifty-fifty.
Si estás en este momento y los ojos y las neuronas te hacen chiribitas deberás buscar el regalo perfecto para tu amor. Piénsatelo bien y olvídate del rojo por San Valentín. Hay millones de regalos y oportunidades para crear un momento mágico con un regalo.

día de los enamorados
Hay dos cosas para triunfar con toda seguridad, que lo que regalas sea deseado y que sea una sorpresa.

Pero cuidado, hay cosas que no debes hacer:

Por favor, no compres lo primero que se te ocurra.
Ni se te ocurra regalar dinero. Destruirás toda la magia.
No le preguntes que quiere, tú debes saberlo.
Nada de tarjetas de regalo (toma el dinero y cómprate algo).
No regales cosas para trabajar (un aspirador).
No pidas a otra persona que elija el regalo por ti (nunca lo hagas).
No regales unas medias, una colonia, ni una corbata (son cosas que se compran cuando se necesitan).

Hay cosas que sí debes hacer:

Investiga y apunta las cosas que le gustan: la lectura, los paseos, la cocina, el cine, la tecnología.
Elige por lo menos dos temas y ya has dado un paso de gigante.
Busca varios regalos relacionados confeccionando una lista para cada tema.
Si ya te estas cansando es que no te importa acertar, si no es así, estás en el buen camino, ánimo.
Si el panorama no se aclara pide ayuda, en tu entorno seguro que de darán ideas.
Si lo necesitas prepara una acción detectivesca disimulada para afinar y dar en la diana, pon atención a sus reacciones, te dirán mucho y además el juego es divertido.

 

Y para finalizar con éxito.

Cuando tengas el regalo deberías envolverlo de una forma especial, con un papel especial y si le pones una tarjeta con un mensaje corto y escrito a mano, nada de ordenador, seguro que triunfas en San Valentín.
Solo queda una cosa, entregarlo con lo más importante, un beso y todo tu corazón.

día de los enamorados