El internet de las cosas

¿Mande?

internet de las cosas
Imagínate una peli de ciencia ficción en la que los animales, las plantas y las cosas (frigoríficos, pastillas, zapatillas, paradas de autobús) estén identificadas una a una y conectadas entre sí y… contigo.
Esto es algo con toda seguridad pasará en el futuro. Pues NO. Porque eso ya está pasando. Ahora mismo, poco a poco se está abriendo paso a tu alrededor.

¿Que es el Internet de las cosas?

Podríamos definir el Internet de las cosas como ese escenario en el que todo, todo, está conectado en tiempo real con internet. Que convierte los objetos cotidianos en inteligentes.
Imagina un minúsculo dispositivo pegado en manzanas, sujetadores, triciclos, lámparas, libros, mascotas, termostatos.
Si, en todo y todo interconectado en la red. Por eso no habría artículos agotados, comida caducada, objetos perdidos… todo estaría controlado.

Pues da un pelin de miedo. Ya te digo.

Otra forma de verlo es que tendrás a tu servicio un asistente que tendrá TODA tu agenda al día. No tendrás que preocuparte de nada y nada se te olvidará. Ni el médico, ni el cambio de aceite del coche, ni las patatas fritas, ni la comida con tu cuñado, ni los billetes de avión de las vacaciones.
Si das tu permiso, tus zapatillas te advertirán que estás corriendo demasiado rápido, tu nevera pedirá al súper las naranjas y las peras cuando note que se te están acabando. Y tu móvil sonará porque a tus plantas les falta abono o agua. Si te quedas sin suavizante aprietas un botón en tu lavadora y al día siguiente lo recibes en tu casa.
internet de las cosas

Y es que cada cosa llevará un identificador único que está asociado a una sola entidad que puede ser un objeto, un animal o una persona y cada identificador se almacena dentro de un sistema.
Estos identificadores estarán conectados en tiempo real a la red, lo que posibilitará la transmisión de información de ellos sin la intervención de personas o empresas.

Y ahora, imagínate:
internet de las cosas

Sales a correr con tus super zapatillas, tu equipación deportiva y música para amenizar la marcha. Cuando llegas a casa en tu smarphone hay una cita con tu médico para el próximo viernes porque tu camiseta ha analizado tus constantes y como están fuera de rango ha pedido hora para las 5:00 pm que es cuando en tu agenda ha visto que estabas libre.

Suena el timbre de tu casa y un repartidor te trae abono y un herbicida que tu no has pedido. Lo ha pedido el sensor que tienes instalado en tu césped y que ha detectado bajos valores de nutrientes en la tierra y la aparición de algunas malas hierbas. El sensor se ha conectado por bluetooth con tu ordenador y ha realizado el pedido.

Una alarma suena en tu casa ¿los ladrones? No. Es tu mascota que se ha vuelto a escapar y está fuera del radio de seguridad que tú has instalado en su collar. Miras tu móvil y mediante geolocalización descubres en qué dirección buscar y la distancia a que se encuentra.

internet de las cosas

Estas poniendo el lavavajillas y colocas la ultima pastilla de lavado que te quedaba. Cierras la puerta, seleccionas el tipo de ciclo que vas a realizar. Y… aprietas un pequeño botón que se pone en marcha para que al día siguiente te entreguen una caja con pastillas de lavado como la que se te ha acabado.

Miras en la nevera y solo te quedan dos naranjas, dos peras y  la última manzana, la pelas y tiras su piel con la “pegatinachip” de la marca.
Al día siguiente te llegará el pedido que tenías previsto para cuando solo te quedaran cuatro piezas de fruta. Porque se ha activado automáticamente.

Y todo pasará sin que nos demos cuenta

Poco a poco, cada día y sin que apenas nos demos cuenta utilizamos “cosas” que detectan que las estamos utilizando. Y nos detectan a nosotros… Dejamos nuestra huella en el móvil, la tablet, el pc, en cada punto en que utilizamos nuestra tarjeta de crédito. Cámaras en las calles, tiendas, restaurantes, estadios o conciertos nos detectan. Nuestro teléfono, tablet, ordenador se apunta donde estamos y las cosas que vemos.  Cosas de las que hemos buscado información y donde estábamos y a que hora.
Poco después nos ofrece las tiendas en las que las podemos encontrar esas cosas. Le decimos a nuestro smartphone que nos recomiende un restaurante. El lo hace y nos enseña lo que dicen sobre él otras personas que ya han estado allí. Si no sabemos como llegar le pedimos a su navegador que nos lleve. Al poco tiempo nos pedirá una valoración sobre nuestra visita al lugar.
internet de las cosas

Estas son algunas cosas del día  a día. Cosas con las que convivimos sin apenas darnos cuenta, cosas que se van introduciendo en nuestras vidas.

El Internet de las cosas.