El Día de la Madre

En El Día de la Madre recuerda que: “No me… no me, que te… que te”

¿Madre no hay más que una?

Hasta ahora y por los estudios realizados eso parece. Te imaginas que tuviéramos dos, tres o media docena.
Entre ellas formarían un  “Comando maternal” dividido por áreas y objetivos.
Una cuidaría de nuestra higiene, otra de la alimentación, otra de nuestra salud, otra de nuestras amistades, otra de nuestra educación y así hasta el infinito.
Sería una pesadilla, estaríamos bajo el poder férreo de un control masivo en todo momento. Pues no seas inocente, aunque parezca increíble tu madre solita tiene ese poder y ¿Sabes por qué? porque te quiere tanto, tanto… que ella sola es un Comando.
¿Y qué cuánto te quiere? Para eso no hay medida.

Puedes tener la seguridad de que ese cariño es único, aunque a veces te amenace con un:

 “No me… no me, que te… que te…” o “Como vaya yo vas a llorar con motivo”

 

Día de la Madre

Pero, ¿Cómo consigue estar en todos los sitios y saberlo todo?

¿Cómo se entera de lo que te pasa y de lo que le ocultas? Pues no tiene misterio, si se lo preguntas ella misma te lo contará sin ninguna preocupación y como si tuviera un centro de inteligencia a su disposición: “Me lo ha dicho un pajarito”.

Un sexto sentido la tiene conectada a ti y no es broma. Un vínculo que nace cuando eres todavía un embrión de 15 días, ella aún no sabe que está embarazada de ti pero dentro de su cuerpo comienza la magia y la química entre los dos.

Sin saberlo tu madre libera oxitocina, lo que le da seguridad y confianza, también desactiva la hormona cortisol para que su estrés disminuya y así poder cuidarte, alimentarte y formarte durante todo el embarazo… y así hasta que te jubiles. Por eso como experta nutricionista te exhortará :

“Tómate rápido el zumo que se le vuelan las vitaminas”,  “Cómete el último trocito que ahí está lo mejor” o “No te tragues el chicle que se te pegan las tripas”.

 

Día de la Madre

 

Y todo esto lo hace sin estudiar medicina, aunque sabe mucho más de lo que tu te piensas, ha leído, consultado, mirado en internet y preguntado a tu médico para solucionar los sustos que se ha llevado con tus infecciones, granitos y llantos nocturnos.
Y es que llegaste sin manual de instrucciones para las averías que ibas a ir teniendo.
Hasta se hizo experta en tus deposiciones y vómitos, examinando, oliendo y analizando sustancias a las que hasta que llegaste tú hubiera firmado con sangre que jamás se acercaría.
Y lo hacía por ti. Y lo volvería  a hacer.

Secretos y sacrificios que ni te imaginabas

Desde que supo que estaba embarazada y surgieron las primeras y más tiernas lágrimas de alegría, ella cambió su vida por ti sin que nadie se lo pidiera. Y comenzó a practicar hazañas para las que no se había preparado, como:

Pasar noches y noches en duermevela. Crear un escudo de protección a tu alrededor. Ver tus pelis de Disney en vez de las suyas. Llorar a escondidas por ti. Levantarse a medianoche para comprobar que estabas bien. Renunciar a su último trozo de pastel para dártelo a ti. Soñar en como conseguir tus sueños. Aparcar sus aficiones y aprender las tuyas. Convertir tus deseos en sus objetivos. Quitarse caprichos para dártelos a ti. Volver a aprender algebra, los ríos del mundo o Francés. Y algo increíble, guardar como tesoros los regalos que le hiciste con tus manos en el colegio para el día de la madre. Y esto no tiene precio.

 

Día de la Madre

Y es que una madre es multitarea

Ya que puede prepararte la merienda, ayudarte con la tabla periódica, hacer la lista de la compra, poner la lavadora y a la vez planificar en su cabeza el día siguiente. Mientras esto ocurre tú tiras la leche con cacao y galletas por toda la mesa, encima del cuaderno, los pantalones, la silla, el suelo y a los diez minutos su magia hace que todo ese caos este de nuevo en orden.

Como no vas a quererla si para ella lo primero siempre has sido y serás tú.

Con ella has aprendido que cosas que parecían complicadas se resolvían con sus frases lapidarias y de exquisita sabiduría como:

¡Te bañas o te bañas!

¡Porque lo digo yo y punto!

¡Como vaya yo y lo encuentre!

Ella ha ido creciendo contigo

Tu la has visto cómo ha ido creciendo contigo, intentando entender tus aficiones, adaptándose a los nuevos tiempos que son más  tuyos que suyos y esperando que el futuro sea como tu quieres.
Porque si tú estás bien ella estará bien. Si tu eres feliz ella será feliz.
¿Te gustan las empanadillas?, hará empanadillas. Si no te gusta la cebolla cambiará la receta de la tortilla. Y por supuesto en invierno seguirá diciéndote que te abrigues… por muchos años que tengas.

Y un día cuando tú lleves a tu hijo a la guarde o al cole por primera vez y te pases la mañana sufriendo y pensando en cómo lo estará pasando… quizás recuerdes tu primer día en tu guarde o cole.
En ese momento en tu mejilla aparecerá la misma lágrima que años atrás apareció en la mejilla de tu madre.

Pero no te pongas triste y recuerda que ella ya te lo decía con una de sus sabias sentencias:

“Cuando tengas hijos te acordarás de mi”.

Día de la Madre

Por eso en el Día de la madre acuérdate de ella y regálale besos, abrazos y extra de cariño. Puedes tener por seguro que es lo que más quiere.

Imagenes de: https://pixabay.com/es/photos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website