Los Reyes Magos y Artabán
reyes magos

 

Artabán, el cuarto Rey Mago. Antiguas narraciones perdidas en los tiempos antiguos susurran su nombre que la mayoría de los hombres han olvidado.

Durante los días y las noches  pascueras los grandes cuentan historias mágicas a los rorros y chiquitines. Los  protagonistas son tres magos cuyos nombres se repiten sin cesar, Melchor, Gaspar, Baltasar… ¿y Artabán?
Quizás no sabías que cuatro sabios allá por Oriente en la zona de de la Media Luna Fértil, por Mesopotamia y Persia se citaron en Borssipa. Una antigua ciudad situada al sur de Babilonia y a orillas del río Éufrates. Sus planes eran seguir una brillante estrella y descubrir el enigma que encontrarían al final del camino. La llegada de un Salvador.

reyes magos

Artabán no llegó al encuentro

Melchor, Gaspar y Baltasar no encontraron a su colega y siguieron su camino.
El cuarto sabio y quizás el mas humanitario, llevaba piedras preciosas para entregar como regalo, era Artabán. Y no llegó a su cita con los otros tres sabios porque le surgió un dilema: Detener su viaje para ayudar a un anciano enfermo, solitario y sin dinero con el que se encontro o seguir  adelante.

No lo dudo y obedeció a su sentimiento. Se quedó todo el tiempo necesario hasta curar  las heridas del anciano y le regaló una de sus piedras, un diamante.

De nuevo emprendió el viaje a Belén pero cuando llegó Jesús, María y José habían huido a Egipto y no encontró a Melchor, Gaspar y Baltasar.

reyes magos

Lo que encuentra es la maldad de Herodes que ha ordenado la matanza de todos los varones recién nacidos.

La condena de Artabán

Artabán descubre a un soldado que va a matar a un niño y para salvarle le ofrece un rubí, pero un capitán que observa lo sucedido le detiene y hace que lo lleven a las mazmorras. Y allí en Jerusalén es condenado a mas de treinta años de cárcel.

Durante sus años de prisión escucha historias de un hombre bueno. Un galileo que ayuda a los pobres, enfermos y mas desvalidos. Intuye que este Galileo es aquel al que fue a buscar para honrarle con sus regalos.

Treinta y tres años después Artabán sale libre y se dirige al monte Gólgota donde van a crucificar al Mesías para ofrecerle una pieza de Jaspe, la última piedra que le quedaba.

reyes magos

En el camino y en un mercadillo observa como una hija es subastada para saldar las deudas de su padre. Artabán compra la libertad de la muchacha con su pieza de Jaspe.
Atribulado por no haber podido adorar y ni regalar nada al Mesías, Artabán se sienta llorando junto a un muro. De repente el suelo tiembla y una voz resuena.

La voz de Jesús le dice : tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estuve desnudo y me vestiste, estuve enfermo y me curaste, me hicieron prisionero y me liberaste. Artabán, confundido pregunta ¿Cuándo hice yo esas cosas? Y Jesús responde: todo lo que hiciste por los demás lo has hecho por mí y puedes estar seguro que estarás conmigo en el reino de los cielos.

Esta es la historia de Artabán el buen Rey Mago que nunca sale en la foto.