EL BOLSO, un universo inescrutable para el hombre.

Seguramente el bolso fue el primer complemento “diseñado” por el hombre.

Un hombre que ni se imaginaba lo que una mujer podría meter dentro de un bolso. Pero de qué hombre y que tiempo estamos hablando, del Neandertal?, del Cromañón?

 bolso
En cualquier caso el primero sería una simple bolsa elaborada con las mismas pieles y fibras vegetales con las que se hacían sus vestidos y destinados a transportar huesos, piedras y herramientas.

bolso

Desde aquellos tiempos los modelitos fueron cambiando pero aunque eran super útiles, no eran superfashion y no se les prestaba ninguna importancia, tan solo eran algo que se utilizaba para transportar cosas.

Hay grabados egipcios sobre piedra en los que se ven los primeros bolsos con decoraciones y también se han encontrado algunos restos en tumbas.
Con el tiempo su uso se fue generalizando entre  griegos, romanos, celtas, o los fenicios. ¿Te imaginas a un fenicio sin monedas o sin un bolso? Cómo iban a pasarse los mayores comerciantes del mediterráneo sin un bolso de mano, tipo bandolera o atado a la cintura, elaborado con piel, con tela, de metal y ya con diferentes formas y dibujos,con adornos de madera, conchas marinas, piedras semipreciosas.
bolso
Así el bolso, bolsa, capacho, faltriquera, escarcela, zurrón, morral, llámalo como quieras se hizo imprescindible tanto en hombres como en mujeres, los unos llevaban unas cosas y las unas llevaban otras cosas, cada uno lo suyo.
Y tuvo que pasar muuuucho tiempo para que, no se sabe porque, el bolso terminará acabando como un complemento de mujer.
Los más listos de la clase dicen que esto pasó en tiempos de la Revolución Francesa cuando a los bolsos se les empezó a mirar con otros ojos y a darles valor por sus diseños y su estética. Se ve que los hombres tiraban más por lo práctico que por lo bello.

bolso
Otros cuentan que el punto de  inflexión está en la aparición del bolso calentador de manos. Fue un invento que incorporaba un espacio para proteger las manos del frío y de la lluvia, por aquellos entonces cualquier dama fina y de abolengo que se preciase debía tener unas cuidadas y preciosas manos, mientras que un hombre recio y con anchas patillas no podía aparecer en sociedad con las manos escondidas en un bolso como si fuera una señorita.
Sea cual fuera la verdad el bolso se convirtió en un elemento indispensable… para la mujer y mucho menos para el hombre.
bolso

Y si esto pasaba en el siglo XIX en el siglo XX fue Coco Chanel quien con su descaro y su espíritu liberador diseño modelos que rompieron con toda la recargada estética establecida hasta entonces.
Sus bolsos fueron el paradigma de la nueva mujer moderna y elegante que disfrutaba de la moda a su estilo.
En la década de los 40 se introdujo la revolucionaria cremallera y en los 50 actrices como Dorys Day o Elizabeth Taylor les dan protagonismo paseándolos en sus películas, en esta época aparecen modelos con pieles de animales exóticos como cocodrilos o serpientes.
Y a partir de aquí hay diseños que se hacen famosos con el nombre de famosas como Grace Kelly, Jackeline Kennedy, Jane Birkin o Lady Di.
bolso

Hoy el bolso es un complemento innegociable para la mujer y por supuesto el necesario continente para llevar y traer tantas y tan variadas cosas que muchos hombres no se podrían ni imaginar que fueran necesarias en el día a día de una fémina.
¿Qué cosas? ¿Necesarias? Un teléfono, un monedero, las llaves, Kleenex, toallitas húmedas, bolígrafo, pendrive, pintalabios, crema de manos, gafas, bálsamo labial, polvera, peine o cepillo, cuaderno de notas, espejo, gotas para los ojos, caramelos, tijeras, perfume, cargador para el móvil, paracetamol, tiritas, abanico, paraguas, MP3, auriculares, anticonceptivos…

También es cierto que muchos hombres no pueden estar sin él, utilizando casi siempre el modelo bandolera.
bolso

En cualquier caso y por suerte hoy podemos disfrutar de tantos modelos y estilos que encontrar el que más nos va no suele ser complicado y su larga vida está asegurada ya que su utilidad no está cuestionada, todo lo contrario, si una mujer pierde su bolso estará perdida, desorientada, nerviosa… y nadie queremos eso.

Únete a nosotros

No te pierdas nuestras ofertas, novedades y posts, y descárgate gratis nuestro folleto "El regalo perfecto en 7 pasos"

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website